Cuidado de la piel - ULP

LA UNIDAD LÁSER Y PIEL TE RECOMIENDA

  1. ¿Cuáles son los cuidados que se deben tener en la piel antes de llegar a la edad adulta?

Los tres pilares esenciales que deben hacer parte de la rutina diaria de cuidado de una piel antes de llegar a la edad adulta son: la limpieza, la hidratación, con el uso de productos suaves y no grasosos, y la protección, con productos con Factor de Protección Solar. 

  1. Desde qué edad se debe tener una rutina de cuidado facial

La piel se debe cuidar desde bebe. Proteger al niño de los rayos solares, hidratar su piel y realizarle una buena rutina de limpieza resultan elementos claves en una rutina de cuidado de la piel que beneficie a futuro la piel de un niño. 

La piel a los 20 años, es no solo el resultado de la genética sino de los cuidados que se han tenido en esta primera etapa de la vida. Es necesario enseñar a los adolescentes, desde temprana edad, a limpiar, hidratar y proteger su piel y que se tome como una rutina. Por ejemplo, si es una piel que ha sido sana y no ha tenido acné, será más fácil cuidarla, mientras que si ha tenido acné (el cual se presenta usualmente con mayor fuerza entre los 12 y los 20 años), la piel deberá pasar por procesos de limpieza con productos suaves, hidratación con productos no grasosos y protección de acuerdo con el tipo de piel, que debe ser siempre evaluada con el especialista.

  1. Qué cuidados caseros se deben tener en cuenta para prevenir lesiones o daños en la piel

El cuidado de la piel debe empezar a temprana edad, pues de esto depende que a medida que pasan los años la piel mantenga su firmeza y luminosidad por más tiempo. Es esencial no abusar de este órgano tan importante y no exponerlo a factores externos como el sol de manera constante, por lo que es esencial el uso del protector solar.

De la mano de los dermatólogos de la Unidad Láser y Piel vamos a explorar cuidados que requiere la piel a medida que se van presentando cambios con el paso de los años. Para ello, será necesario tomar en consideración los hábitos y estilo de vida de cada persona, puesto que estos indican el camino que debe seguir el dermatólogo a la hora de realizar su diagnóstico. Bien lo dice la Dra. Laura Sandoval, dermatóloga de la Unidad Laser y Piel: “el ser humano no es un valor absoluto, en la medicina hay un rango de edad que usualmente evidencia de forma más frecuente ciertos cambios. Estas alteraciones en la piel, pueden empezar desde los 15 años, edad en la que ya se observa un cúmulo de toxinas en el cuerpo, que se reflejan en la piel y en la digestión, por lo que es necesario tratarlas profesionalmente desde la adolescencia”. 

  1. ¿Existen tratamientos “caseros” recomendados por dermatólogos?

Es común observar el uso de remedios naturales caseros para intentar rejuvenecer la piel, sin embargo, estas mezclas hechas en casa pueden tener efectos negativos sobre la piel, entre ellos, inflamaciones e irritaciones. Por ello, es esencial consultar con un dermatólogo que realice un diagnóstico de la piel y prescriba los productos adecuados. 

Ahora bien, el consumo de agua, dormir las horas adecuadas, hacer ejercicio, continuar con el hábito de limpieza, protección e hidratación y el consumo de vitaminas del grupo A y C, son factores fundamentales para el rejuvenecimiento de la piel de forma natural.

  1. Qué papel juega la alimentación en tener una piel sana

Si bien es cierto que es posible ayudar a la piel a lucir sana e hidratada con el uso de productos dermatológicos, lo cierto es que la evidencia muestra que la alimentación sana es la mejor solución para cuidar la piel. Dado que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y es la barrera protectora entre nuestro organismo y el ambiente que le rodea, es preciso aportar nutrientes suficientes a través de lo que consumimos a diario.

Así, es recomendable realizar un estudio nutricional que permita la prevención de afecciones en la piel, pues el consumo desequilibrado de alimentos puede provocar que la piel no se renueve correctamente. 

  1. Qué tipo de alimentos ayudan a que la piel se vea más saludable

Comer bien resulta ser uno de los factores más relevantes a la hora de lograr un rejuvenecimiento o una desaceleración del proceso de envejecimiento de la piel. Así, una dieta sana y equilibrada contribuirá significativamente a que la piel luzca radiante y bella.

En este sentido, es importante evitar el consumo de productos procesados o refinados y en lugar de ello, optar por alimentos con alto contenido vitamínico y baja carga glucémica, entre ellos: las legumbres, las frutas, las verduras y los cereales integrales.

  1. Tips de cuidado para personas de 20 años

Hidratar la piel es indispensable. La decisión del producto a usar para hidratar depende del estado de la piel. Con la edad y el paso de los años la piel comienza a perder agua y verse deshidratada, sin embargo, a los 20 años, salvo casos especiales en los que el paciente tiene una piel seca, sensible o es una persona atópica, la piel aún conserva la oleosidad propia de la adolescencia. Lo que siempre se recomienda es limpiar la piel con aguas micelares en la noche e hidratarla con productos no grasosos que permitan conservar el nivel de agua adecuado en la piel, sin llegar a engrasarla, y también, un protector no grasoso.

  1. Tips de cuidado para personas de 30 años

A los 30 años la piel ya empieza a disminuir no solo del ácido hialurónico que es el responsable de la hidratación de la piel, sino también el colágeno que otorga flexibilidad y soporte a esta. Es muy probable que la piel ya no se vea tan luminosa o hidratada. En este sentido, es común que se requiera cambiar las hidratantes o humectantes suaves, por otros con principios activos que empiecen a recuperar y anti oxidar la piel. 

Igualmente, las grasas buenas de la piel se alteran continuamente y necesitamos ceramidas que nos ayuden a protegerla. Con estos productos se crea una película que impide que la piel se deshidrate, y a su vez, la nutre, conserva su grasa y evita la oxidación de la piel. Esto se complementa con suplementos que contienen colágeno, aminoácidos y silicio orgánico que nos van a permitir conservar la estructura de la piel.

A los 30 se debe empezar a usar crema antienvejecimiento e incluso es hora de comenzar a realizarse tratamientos médico-estéticos. Las cremas hidratantes previenen la pérdida de agua, sin embargo, es necesario empezar a utilizar productos con principios activos y nutritivos, como los Serums, ideales para prevenir el envejecimiento. 

Los Serums tienen diferentes vehículos, por ejemplo, si la piel tiene una tendencia grasosa, es preferible el uso de serums con un vehículo acuoso, mientras que, si la piel tiene una tendencia seca, se opta por un vehículo más aceitoso. Así mismo es importante el principio activo que va a actuar, específicamente para lo que el especialista haya determinado que necesita la piel del paciente. Por ejemplo, la piel puede necesitar antioxidantes, despigmentantes u otro tipo de sustancias concentradas que penetran la dermis.

Además de los Serums, también se puede iniciar con tratamientos médico-estéticos como: peelings, luz pulsada, mesoterapia o toxina botulínica. Cada uno de estos, siempre bajo la prescripción de un profesional especialista.

  1. Tips de cuidado para personas de 40 años en adelante

La piel a partir de los 40 años sufre cambios más notables. Se hace evidente la sequedad, las arrugas alrededor de los ojos, una mayor flacidez y se puede llegar a presentar lo que se conoce como el “acné adulto”. Todo esto va acompañado con una pérdida en la luminosidad de la piel. 

Es necesario prestar mayor atención a los componentes que tienen los productos que se aplican sobre la piel, especialmente respecto de los activos que contienen, sin dejar de lado, por supuesto, el ácido hialurónico, que funciona esencialmente a cualquier edad.

No existe una crema que pueda tratarse como “la mejor”, pues dependerá del caso específico de cada persona y la evaluación que haga el dermatólogo sobre el estado de la piel. Los factores que determinan los productos correctos para usar son variados y dependerán del cuidado que la persona haya tenido durante toda su vida.

Las manchas en el rostro, son un problema común en la piel. Es importante entender que nuestras pieles latinas han diseñado una protección a través de un método muy poco estético, como es la pigmentación irregular. No es común observar a personas del continente europeo con manchas, pues la exposición solar no se presenta durante todo el año, debido a la estacionalidad del clima. 

Es sustancial acompañar la aplicación de productos protectores con el uso de accesorios que protejan a la piel del sol: sombrero de ala ancha, gorras, viseras, gafas, entre otros, incluso en días nublados. Lo que hacemos en ULP es una combinación de tratamientos con tecnología láser, pero no como se hacía en el pasado, con láseres que sensibilizaban o que irritaban la piel, ahora utilizamos unos láseres especiales que lo que hacen es activar el mecanismo de esa melanina que se ha derramado para que realmente las despigmentantes aplicadas y los tomados tengan efecto.

Comparte este post

Diligencia el formulario adjunto para ponernos en contacto contigo