hiperhidrosis

Hiperhidrosis axilar

Cómo deshacerte de la sudoración excesiva de una vez por todas

¿Sufres de sudoración excesiva y no sabes cómo evitarlo?

¿Y notas el área de las axilas de tu blusa empapada, algo poco higiénico, además de tremendamente antiestético?

Si has contestado afirmativamente es porque sufres de hiperhidrosis, una condición que afecta cerca del 3% de la población mundial, y que se produce por diferentes estímulos, como el calor, el estrés y la ansiedad.

La hiperhidrosis es la producción de sudor en cantidades superiores a las necesarias para la regulación de la temperatura corporal, es una patología común que afecta tu vida, originando un fuerte impacto social, laboral y personal.

Aparece en las situaciones más inapropiadas, haciéndote sentir incómoda e insegura, como si tuvieras una deficiente higiene personal.

Los efectos de la hiperhidrosis repercuten en la vida diaria de las personas que la padecen, al punto que el 58% de las mujeres piensa que sudar excesivamente en público es peor que sufrir obesidad.

Esto se debe en gran parte a que no consultan a sus médicos por timidez o por no considerarlo un problema serio, a pesar de que afecta negativamente su calidad de vida.

Se ha comprobado que a 2 de cada 3 adultos, esta patología les repercute de forma negativa en sus trabajos, -un 50% considera que les afecta en su desarrollo profesional-.

Cuando se presenta la hiperhidrosis, la sudoración se evidencia incluso en reposo, y aún en ambientes frescos y fríos.

Si esto te sucede y has probado todo tipo de desodorantes, talcos, toallitas antitranspirantes, parches, cremas o fármacos, y nada ha funcionado, es hora de consultar a los expertos en este tema: los dermatólogos.

La valoración profesional, el primer paso hacia un tratamiento exitoso

En la Unidad Láser y Piel, tras la valoración, se elabora una historia clínica completa en la cual se determina qué tipo de  hiperhidrosis padeces.

En algunos casos, (cuando hay fiebre, pérdida de peso, inflamación de ganglios, dolor de cabeza o palpitaciones), se debe sospechar de posibles causas secundarias (hiperhidrosis secundaria).

En el examen físico se evalúa la distribución del exceso de sudor y el volumen de producción del mismo con una prueba simple, -la técnica de yodo-almidón-, que consiste en aplicar esta mezcla en las zonas con hiperhidrosis; cuando hay sudor se presenta una reacción en la que se observa una coloración púrpura-café.

Una vez realizado el diagnóstico y según los resultados, se recomienda iniciar el tratamiento con productos tópicos (cuando se trata de hiperhidrosis primaria o focal) para aplicar en la noche sobre la zona afectada, previa limpieza de la misma; algunas veces se complementa  con medicación oral.

Descubre los tratamientos que te ayudarán a eliminar la sudoración excesiva y a recuperar tu seguridad

Para la hiperhidrosis primaria o focal, se pueden emplear soluciones tópicas, antitranspirantes, anticolinérgicos o medicamentos por vía oral que ayuden a regular los mecanismos implicados en la sudoración.

La hiperhidrosis primaria o focal puede aparecer en la infancia, pero se hace más severa en la adolescencia disminuyendo en edades avanzadas.

Cuando la hiperhidrosis es generalizada, hay que realizar estudios para descartar hipertiroidismo o diabetes.

Si la sudoración excesiva no disminuye, antes de considerar una solución más agresiva como la cirugía, se recomienda aplicar inyecciones de toxina botulínica en la zona afectada. El objetivo es bloquear los nervios que transmiten estímulos a las glándulas sudoríparas, localizadas en la zona a tratar. Este bloqueo es temporal, de cinco a siete meses, dependiendo del paciente y sus circunstancias.

Con la aplicación de la toxina botulínica, la reducción de la sudoración comienza a partir del segundo día y los beneficios se perciben al cabo de una semana.

La toxina botulínica disminuye significativamente el exceso de sudor en áreas localizadas, como las axilas, manos, cara, pies, ingles, plantas y palmas. Los efectos son inmediatos y tienen una duración de entre seis meses y un año, según las zonas afectadas. No es raro ver que el paciente no vuelve a tener el mismo nivel de sudoración que tenía antes del tratamiento.

También existen tratamientos a largo plazo como la lipoaspiración de las glándulas sudoríparas en las axilas, un procedimiento ambulatorio con incapacidad mínima que disminuye el número de glándulas y por lo tanto la sudoración.

Para complementar los tratamientos y maximizar los resultados, en la Unidad Láser y Piel ofrecemos tecnología de punta en aparatología: Radiofrecuencia Fraccionada con microagujas no insuladas (FIXER), un procedimiento que se realiza en 3 sesiones de 30 minutos, sin incapacidad y con una leve molestia.

La Radiofrecuencia Fraccionada es un tratamiento por medio del cual las agujas penetran en la piel liberando energía de alta densidad a nivel de la dermis, donde se encuentran las glándulas sudoríparas, destruyendo un porcentaje significativo de las mismas, disminuyendo así la sudoración excesiva.

La Radiofrecuencia Fraccionada con microagujas no insuladas genera un excelente resultado pues se disminuye de un 80 a 90% la producción de sudor excesivo y los resultados son inmediatos.

En la Unidad Láser y Piel aconsejamos a nuestros pacientes realizar el tratamiento antes de la temporada de vacaciones, para que disfruten al máximo esa época en la que se utiliza ropa más liviana y clara, y donde las manchas del sudor son más evidentes.

En los casos más graves se realiza cirugía torácica (simpatectomía).

Las opciones de tratamiento que ofrecemos para la hiperhidrosis, son procedimientos sencillos, eficaces y prácticamente indoloros.

En pocos días recuperas los niveles normales de sudoración y puedes volver a vestir ropa que antes no te atrevías por miedo a las manchas, especialmente en la zona de las axilas.

El sudor deja de ser un obstáculo para disfrutar tu vida social, laboral o tu relacion de pareja.

Tipos de hiperhidrosis

  1. Hiperhidrosis primaria o focal
  • Es una sudoración excesiva que interfiere con la vida diaria y las actividades normales.
  • Se presenta en las axilas, la cara, la espalda, las palmas, las plantas y el tórax.
  • Ha estado activa durante más de seis meses.
  • La frecuencia es de uno o más episodios por semana.
  • Produce inseguridad y un alto impacto en la vida social, laboral y personal.
  • Favorece las infecciones de la cara.
  • En un alto porcentaje es hereditaria.
  1. Hiperhidrosis secundaria
  • Se origina por trastornos neurológicos, hormonales, infecciosos, endocrinos o por algunos fármacos.
  • Puede aparecer en cualquier edad.
  • Puede ser un síntoma de que se padece otra enfermedad, trastornos hormonales, estrés, depresión, hipertiroidismo, obesidad, consumo de algunos medicamentos o incluso una afección seria.
  • También surge como efecto secundario de un proceso médico subyacente o causas hormonales como el embarazo o la menopausia.
  • La frecuencia de los episodios de sudoración depende del factor que la desencadena.

Causas

  • Hiperactividad del sistema nervioso simpático que genera mayor sudoración de la requerida para mantener la temperatura corporal.
  • Cambios en el estilo de vida.
  • Incremento de peso.
  • Consumo alcohol o de algunos medicamentos.

Vuelve a levantar tus brazos sin temor al sudor y a las manchas en la blusa

Si pensabas que con el tiempo o con otros procedimientos este problema mejoraría como por arte de magia, es hora de replantearte una solución segura y efectiva realizada  siempre por personal médico especializado.

Otros aspectos importantes en que te debes fijar son:

  1. El nivel de profesionalismo y la experiencia de los médicos y los dermatólogos expertos que te van a realizar el tratamiento.
  2. Que las Instalaciones en las que se realiza el procedimiento cumplan con los estándares exigidos por la Secretaria.

Si estás interesado/a en olvidarte de la extrema angustia que te causa la sudoración excesiva y en recuperar tu tranquilidad retomando el control de tu vida Agenda tu valoración sin costo en https://www.unidadlaserypiel.com/contacto o solicita más información en los tels.: (571) 614 39 28 – 313 832 95

En la Unidad Láser y Piel contamos con todos los equipos de última tecnología disponibles en el mercado para el tratamiento de la hiperhidrosis.

No dejes un tratamiento tan importante como este para después, la hiperhidrosis no desaparece por arte de magia y puede agravarse con el paso del tiempo.

En la Unidad Láser y Piel llevamos más de 15 años tratando exitosamente esta patología. 

Para deshacerte de la sudoración excesiva AGENDA TU VALORACIÓN SIN COSTO AQUÍ y descubre los tratamientos más seguros y efectivos de Bogotá.

Comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Diligencia el formulario adjunto para ponernos en contacto contigo