Laser

20 mitos a tener en cuenta para tener una piel espectacular

mitos-dudas-del-acne

En este artículo los expertos de la Unidad Láser y Piel te desvelan 20 mitos y verdades acerca del cuidado de la piel, y cómo sacarles el máximo provecho para lucir más juvenil, radiante y vital de forma natural.

  1. ¿La piel se renueva constantemente?

VERDADERO. La piel es un órgano que tiene su propio ciclo de renovación, en el cual las células se regeneran continuamente en la capa más profunda, desde donde suben a la epidermis, que es la capa más superficial de la piel, para reemplazar las células viejas. Con el paso de los años el ritmo de renovación se va haciendo más lento.

  1. ¿Lavar la cara varias veces al día disminuye la grasa?

FALSO. El lavado excesivo de la piel puede provocar sequedad, irritación y sensibilidad, por lo que debemos ser prudentes respecto a la limpieza; al contrario de lo que se cree, lavar la cara 3 o más veces al día no disminuye la grasa, incluso puede aumentar la producción de las glándulas sebáceas. Es suficiente emplear agua corriente o un jabón suave máximo dos veces al día, y es importante no frotar la piel con demasiada fuerza.

  1. ¿Al lavar la cara es necesario usar jabón?

VERDADERO. Y es mucho mejor aplicar un poquito de jabón facial al realizar el baño diario para retirar la suciedad de la cara, especialmente en la mañana, ya que durante la noche se produce y acumula grasa. Lo recomendable es retirarla antes de aplicar los productos para el cuidado diario de la piel y el maquillaje.

  1. ¿El jabón antibacteriano es el mejor para mantener la piel limpia?

FALSO. El jabón antibacteriano no es necesario para el uso diario. La piel tiene bacterias y es imposible mantenerla completamente libre de dichos organismos. El uso de un jabón normal es lo indicado.

El lavado minucioso y constante de las manos, no el jabón antibacteriano, es lo que ayuda a prevenir la propagación de algún tipo de infecciones.

  1. ¿En las pieles grasas o con acné no se debe usar crema hidratante?

FALSO. Aunque esto parece contradictorio, la piel grasa o propensa al acné requiere la misma hidratación que los otros tipos de piel. El exceso de grasa no protege ni hidrata la piel, para estas condiciones existen hidratantes los cuales deben tener una textura ligera (fluidos, geles) y estar libres de aceites.

  1. ¿El acné es causado o empeora por el consumo de algunos alimentos?

FALSO. No se ha demostrado que exista alguna relación entre ciertos tipos de alimentos (grasas, chocolates, embutidos, entre otros) y el empeoramiento o la aparición del acné basados en numerosos y rigurosos estudios que se han llevado a cabo sobre el tema. Aparte de las recomendaciones propias de un estilo de vida saludable, que incluyen una dieta balanceada sin excesos en grasas y carbohidratos, no es necesario realizar ninguna restricción frente al acné.

  1. ¿No es necesario aplicar protector solar en clima frio o días nublados, y sólo se debe usar cuando se realizan viajes a clima cálido o a la playa?

FALSO. Incluso en un día nublado, la radiación ultravioleta del sol llega a la superficie de la tierra,  por esto es que independiente de las condiciones climáticas, sean días soleados, nublados o lluviosos, es necesario aplicar protector solar de forma diaria.

Lo que sí se recomienda en lugares de clima cálido y en la playa, es aplicar el protector solar cada dos horas, así como después de nadar o sudar.

  1. ¿Entre más alto el FPS de un protector solar es mejor su efecto?

FALSO. Se recomienda el uso de protector solar con un factor de protección solar (FPS) de al menos 30, que bloquea el 97% de la radiación, de ahí en adelante el número de FPS brinda un porcentaje de protección muy cercano a este valor, así que los beneficios son muy similares.

  1. ¿El protector solar se debe aplicar primero?

FALSO. Se recomienda aplicar primero las cremas hidratantes o la rutina que cada paciente tenga, y por último el bloqueador solar para que realmente proteja.

  1. ¿Si me aplico protector solar no necesito ninguna otra protección?

FALSO. El uso del protector solar siempre debe estar acompañado de lo que denominamos medios físicos de protección, como ropa sintética de materiales como poliéster, los colores oscuros y fluorescentes tienden a proteger más; sombreros o gorros de ala ancha, gafas de sol y pañoletas alrededor del cuello y escote.

  1. ¿Si me aplico protector solar no me voy a broncear?

FALSO. La aplicación del protector solar no impide el bronceado de la piel, ya que no neutraliza por completo toda la radiación ultravioleta. Disminuye la probabilidad de tener una quemadura y, a futuro, de sufrir cáncer de piel.

  1. ¿Si tengo la piel oscura no necesito aplicar protector solar?

FALSO. Los rayos ultravioleta son perjudiciales para la piel, sea cual sea el tono de piel, si bien es cierto que el cáncer de piel puede ser más común en personas con piel clara, aquellos con tonos de piel oscuros también están en riesgo.

  1. ¿Las cremas “antiedad” pueden desaparecer las arrugas?

FALSO. La mayoría de las cremas denominadas “antiedad o antiarrugas” simplemente hidratan la piel y hacen que se vea mejor temporalmente, pero no borran o retiran las arrugas que ya se han formado, para ello existen otros métodos más efectivos. Se recomienda el uso de cremas antioxidantes como medida de prevención, por ejemplo, las que contienen vitamina C.

  1. ¿El estrés influye en la calidad de la piel?

VERDADERO. La afirmación de que el estrés afecta la salud de la piel es cierta, se ha comprobado mediante estudios científicos. La exposición constante al estrés afecta tanto la salud de la piel como el bienestar del resto del cuerpo.

Durante los episodios de estrés, el cuerpo libera diferentes hormonas que pueden influir en el colágeno y verse reflejadas en la piel. De hecho, se ha demostrado que el estrés influye en enfermedades de la piel, como la psoriasis y la alopecia areata entre otras.

  1. ¿El maquillaje es malo para la piel?

FALSO.  Existe la creencia de que el uso de maquillaje puede envejecer más rápido la piel, o causar más resequedad, y la verdad es que independientemente del uso o no del maquillaje, el proceso de envejecimiento es algo programado cronológicamente, aunque sí puede estar influenciado por factores externos como la exposición solar, hábitos como fumar y el estrés, entre otros.

Si bien es cierto que existen algunos tipos de maquillaje (sobre todos los que son aceitosos y se adhieren mucho la piel) que pueden ocasionar oclusión de la piel y generar lesiones de acné en pieles con predisposición al mismo, en quienes estaría contraindicado su uso. O personas que pueden presentar reacciones alérgicas a alguno de los componentes de los productos de maquillaje, a quienes se les recomienda suspender su uso por este motivo.

  1. ¿El maquillaje con FPS incluido es tan efectivo como usar el protector solar, es decir, puedo usar este tipo de maquillaje en reemplazo del protector solar?

FALSO.   El protector solar tiene efecto en los tipos de radiación ultravioleta tanto A como B, y es un error creer que se va a obtener este tipo de protección únicamente con el maquillaje, el cual en teoría sólo brinda protección contra la radiación UVB, y una mínima protección en realidad. Por lo tanto, no es recomendable dejar de aplicar el protector solar, pero se puede adicionar el uso del maquillaje con FPS.

  1. ¿El maquillaje no tiene fecha de vencimiento?

FALSO.   Las fechas de vencimiento también aplican a productos que puedan entrar en contacto con las personas, como maquillaje, cremas hidratantes y protector solar, entre otros.

Cuando pasa el tiempo estimado algunos de los ingredientes pierden sus propiedades, se descomponen disminuyendo el efecto deseado y, en algunos casos, pueden generar alteraciones en la zona en donde entra en contacto. Por eso se recomienda no usarlos después de vencidos.

  1. ¿El bótox (como la mayoría de las personas le conocen o mejor la toxina botulínica) hace que se deforme la cara o se pierda la expresión?

FALSO.  En los últimos años se le ha atribuido a la toxina botulínica el efecto adverso de deformidad en la cara, que es en realidad el resultado de otro tipo de procedimientos.

Lo que hace la toxina botulínica es una parálisis transitoria de los músculos de la expresión de la cara, sin generar deformidades. Es muy importante que la aplicación sea realizada por profesionales para hacerlo de forma correcta y con la técnica adecuada, para evitar la pérdida de la expresión o efectos adversos de su aplicación y que el resultado sea un rostro más joven, pero sobre todo un rostro natural.

  1. ¿A partir de los 40 años es recomendable iniciar la aplicación de la toxina botulínica?

FALSO.  La mayoría de las personas creen que la toxina botulínica debe ser aplicada cuando las arrugas ya han aparecido y esto se traduce en un inicio después de los 40-50 años. Esto no es del todo cierto y no es aplicable a todos los pacientes, ya que esta sustancia además de corregir las arrugas que ya se presentan, es utilizada también para prevenir su formación y dar la apariencia de una cara más fresca y descansada; la toxina botulínica puede retardar la aparición de los cambios propios del envejecimiento.

  1. ¿Cuando se termina el efecto de la toxina botulínica, las arrugas se vuelven más pronunciadas y aparecen más?

FALSO.  Esto también es un mito, ya que justamente el efecto de la toxina botulínica es disminuir la profundidad de las arrugas existentes y retardar la aparición de nuevas arrugas al generar la parálisis de los músculos que están en constante movimiento. Cuando el efecto de la sustancia desaparece, las arrugas que ya existían pueden volver a aparecer, pero más suavizadas en su apariencia.

No dudes en contactarnos hoy mismo, AGENDA TU VALORACIÓN AQUÍ o visítanos en la Unidad Laser y Piel, la mejor opción de rejuvenecimiento con la mejor tecnología láser.

Todos nuestros tratamientos son realizados por especialistas con amplia experiencia bajo la supervisión de la dermatóloga Yudy Pinzón, nuestra directora científica, Médico de la Universidad Nacional de Colombia, con especialización en Dermatología de la Universidad de Sao Paulo –Brasil, con más de 15 años de experiencia en dermatología clínica y estética, así como en el manejo de equipos de última tecnología para el tratamiento de patologías dermatológicas, rejuvenecimiento y cuidado de la piel.